La Vida Cotidiana en 1000 D.C.  

La arqueología es una colaboración entre la historia y la antropología, ya que reconstruye secuencias culturales, al mismo tiempo que descubre las prácticas culturales del pasado. La clave de estos descubrimientos es la cultura material, los artefactos del pasado que representan ‘ideas fosilizadas’ de las actividades practicadas. La cultura material incorpora la funcionalidad, así como información estilística que puede estar relacionada a creencias ideológicas.

Debido a que una de las principales fuentes de la cultura material proviene de la vida cotidiana, la mayor parte de las investigaciones arqueológicas tratan de reconstruirlas formas de vida de los habitantes comunes. Esta sala presenta los resultados de las excavaciones hechas por arqueólogos de Mi Museo, para interpretar la vida cotidiana de la cultura Chorotega.

       

Arquitectura

La arquitectura indígena era generalmente de materiales perecederos, tales como techos de paja y pare desde caña. Las paredes eran amasadas con el barro, para producir el bajareque; la evidencia arqueológica del barro con impresiones de cañas provee algunas de las mejores evidencias de la arquitectura antigua. En algunas ocasiones, las paredes se apoyaron sobre cimientros de piedra, pero en Santa Isabel las paredes estuvieron ancladas por postes de madera en la tierra compactada. Por lo general los pisos eran simplemente de tierra compactada, aunque en algunas ocasiones el estuco delgado sobre el piso estaría sugiriendo mayor inversión arquitectónica. En Santa Isabel, las estructuras residenciales estaban ubicadas sobre montículos bajos, hechos de restos arquitectónicos acumulados de casas anteriores. Un montículo grande en Tepetate probablemente representa la plata forma de una casa de alto estatus, con un piso empedrado y piedras adicionales cubrían las pendientes del montículo. 

   

La dieta

La dieta incorpora los ingredientes, la preparación, y los rituales de consumo. Dado que el registro arqueológico incluye altas frecuencias de fragmentos cerámicos, herramientas de lítica para la preparación de comida, restos de la comida misma en forma de semillas carbonizadas y huesos de animales, la cultura material de la alimentación está bien representada. Las excavaciones demuestran una alta dependencia de plantas y animales silvestres de las selvas y los lagos del Pacífico de Nicaragua. Sorprendentemente, poca evidencia ha sido encontrada de plantas o animales domesticados. Al contrario, pescado, venado, tortuga, armadillo, y otros animales silvestres fueron consumidos, junto con jocotes (una fruta nativa tropical de América Central) y yuca. 

Caza y guerra

Las crónicas españolas describen la guerra endémica entre los grupos étnicos rivales en tiempos precolombinos tardíos, pero hay poca evidencia arqueológica que apoye esta afirmación. Algunas navajas de pedernal han sido encontradas asociadas con cráneos aislados como evidencia de ‘cazadores de cabezas.’ Pero otras puntas de piedra eran para lanzas, y no existen puntas para flechas ni dardos que serían más típicas para la guerra. Herramientas para pescar se encuentran en abundancia: anzuelos y pesas para redes. Pequeñas bolitas de barro fueron utilizadas en cerbatanas para cazar pájaros y lagartijas.

   

Producción especializada

La artesanía especializada es una característica de las sociedades complejas, y los antiguos nicaragüenses produjeron abundantes bienes elaborados. La evidencia arqueológica permite hacer interpretaciones sobre la tecnología de la alfarería, producción lítica, ornamentación, hilar y tejido. Bienes locales e importados eran intercambiados en mercados; las fuentes etnohistóricas indican que esto era controlado por las mujeres – no se permitían varones! 

Rituales mortuorios

La muerte en la Nicaragua prehispánica era una parte esencial de la vida. Los difuntos eran enterrados dentro o cerca de los conjuntos habitacionales, en donde continuaron como parte de la experiencia social. Evidencia arqueológica de rituales mortuorios han sido encontrada en las ofrendas mismas, además los restos óseos de los muertos. 

 

Urnas funerarias en forma de zapato.

Más en esta categoría: « El Rayo: Un sitio ceremonial